In Naturaleza

Hoy es momento de hablar de esas pequeñas iniciativas que ayudan a mejorar nuestra relación con el medioambiente y que, si todos apoyáramos, cambiarían la situación actual de nuestro planeta.

 Con esa intención y esas ganas por cambiar las cosas, el pasado 18 de marzo, Fuendetodos se vio invadido por un nutrido grupo de voluntarios que vinieron a visitarnos para regalar a la naturaleza de la localidad 300 pinos nuevos.

Esta iniciativa forma parte de las jornadas organizadas por la Fundación Aragonesa de Reforestación y Ecología, que parte de la Asociación de Comerciantes de Muebles de Aragón (ACOMZA) y que celebra su décima edición con nosotros.

En la plantación nos acompañaron vecinos de la zona, numerosos niños y amigos de Fuendetodos que querían aportar su granito de arena al proyecto.

Como agradecimiento a todos ellos se convidó a un almuerzo degustación a todos los participantes en el “Espacio Fuendetodos” y los niños recibieron un diploma que acreditaba su participación en el evento.

Posteriormente, se realizó una visita a la casa natal de Goya, de donde todos salieron encantados.

El proyecto forma parte de la campaña de la fundación para dotar de zonas verdes naturales a parajes deforestados y nos ha ayudado a traer vida y calidad de aire al pueblo.

La importancia de la reforestación

Hoy en día, no dejan de hablarnos de que estamos abocados a una crisis inminente de cambio climático. La tierra está perdiendo su biodiversidad, obligando a numerosos animales a abandonar su hábitat natural. Y no es únicamente por ellos, también nos afecta a nosotros. El ser humano necesita de la naturaleza para vivir.

Lo importante es dejar de lamentarse y buscar soluciones. Si todos aportáramos nuestro granito de arena, el cambio sería imparable. Por eso, es importante la reforestación y el papel que ha tomado ACOMZA en Aragón ha ayudado ya a varias localidades de la comunidad.

Las plantas ayudan a reducir la cantidad de dióxido de carbono del aire y disminuyen de manera considerable la presencia de algunos gases tóxicos. Son fundamentales para luchar contra el calentamiento global y pueden marcar una diferencia significativa en nuestra calidad de vida.

Los árboles producen cada día, en cada acre, oxígeno suficiente para 18 personas. La pérdida de los mismos en las áreas urbanas no solo aumenta el efecto “isla de calor”, donde aumenta la temperatura debido al hormigón y demás materiales absorbentes, por la falta de sombra, sino que perdemos también un importante absorbente de bióxido de carbono y conservador de otros contaminantes atmosféricos.

Además, pueden reducir la corriente de aguas torrenciales sobre el suelo, disminuyendo así la erosión y la sedimentación de los ríos. También reducen el ruido ambiental y frenan la velocidad del aire. Sirven de barreras visuales y, bien plantados y cuidados, aumentan el valor de los bienes inmuebles en zonas residenciales. Son uno de los motores fundamentales de la conservación de la flora y fauna silvestre.

LOS ÁRBOLES CONSERVAN EL AGUA Y REDUCEN LA EROSIÓN DEL TERRENO

Todas estas ventajas se encuentran en peligro debido a la acción del hombre, con su tala constante, sus industrias, incendios y tantísimos otros factores. Evitar todo esto está en nuestra mano. Como decía el geógrafo griego Estrabón, probablemente de manera apócrifa, una ardilla podía recorrer España de punta a punta sin necesidad de bajarse de los árboles. Y puede que sea una pequeña metáfora sin fundamento científico, pero lo que sí es cierto es que la tierra merece que la cuidemos y respetemos. Está en nuestra mano cambiar las cosas.

Apoyar programas de reforestación no solo ayuda a embellecer tu localidad, sino a mejorar tu salud y la de quienes te rodean.

En FuendeVerde promovemos un espacio de naturaleza para educar medioambientalmente a pequeños y mayores. Nuestro fin es dar a conocer el sorprendente entorno natural de Fuendetodos y aprender disfrutando de nuestros parajes naturales.

Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search